Lencería exclusiva para un San Valentín perfecto

Se acerca el 14 de febrero y empiezan las búsquedas para sorprender a esa persona especial con el regalo perfecto. Y, ¿qué puede haber de más sorprendente que un conjunto de lencería exclusivo y de calidad para disfrutar a dos de una velada única? Quizás se pueda iniciar la velada con una cena casera a la luz de velas con mecha de madera, una chimenea encendida, música ambiente y el regalo estrella esperando en el momento del postre.

Elegir la lencería más adecuada

Elegir la lencería a regalar va a depender mucho de los gustos personales y la confianza existente en la pareja. Por supuesto, debe ser lencería de calidad y con algún detalle que la haga especial, un buen ejemplo de esto es la que nos muestra la marca Hunkemöller. Por ejemplo, la ropa interior roja, como el Private Bodi Lilith Devil, tiene un toque atrevido y sofisticado, digno de un verdadero regalo de San Valentín. Hecho de encaje, tiene varias aperturas y detalles que lo hacen especial y exclusivo.

Si preferimos una lencería más convencional, tampoco debemos dejar de prestar atención a la calidad. Se trata de hacer un regalo único y exclusivo, con calidad notable para que se consiga trasmitir la idea de lo especial que es la persona que tenemos delante. Y, para eso, todos los detalles cuentan. Por ejemplo, un sujetador de encaje, satinado, combinado con una tanga a juego, puede ser otra opción a tener en cuenta. Y, aunque el color que se suele asociar con esta fecha es el rojo, hay otros para elegir. El negro o el gris es muy sofisticado y quedará igual de bien.

Otro detalle importante a la hora de elegir la lencería es acertar con la talla. Una talla equivocada es poco cómoda y menos favorecedora. La talla correcta debe sujetarse bien sin quedar demasiado holgada ni apretar marcando la piel. En realidad, la lencería debe encajar como un guante, quedando como una segunda piel.

Añadir detalles para sorprender aún más

Cena casera, luz de velas, música ambiente cuidadosamente elegida y la lencería especial ya suena perfecto. Sin embargo, si es para sorprender realmente, es posible hacerlo añadiendo otros pequeños detalles que marcarán la diferencia.

Los detalles pueden ser de lo más variados. Y no es necesario recurrir a la típica idea de que se deben regalar joyas, aunque esa sea una posibilidad.

Un kimono que realce la lencería elegida, sin quitarle protagonismo, será, seguramente, un detalle ideal y que quedará en la memoria durante mucho tiempo. Por ejemplo, el kimono satin es perfecto para cualquier lencería, pudiendo elegir entre varios colores disponibles.

Otro detalle que no pasará de moda y encaja perfectamente con la lencería elegida es el liguero. Se debe elegir uno que combine a la perfección con la lencería, tanto en color como en modelo, de modo a completar el conjunto de una forma estéticamente agradable. En lencería con detalles de tiras, optar por un liguero con el mismo detalle será una buena solución.

Las posibilidades de detalles son muy numerosas y, adaptando a los gustos de la pareja y la confianza existente, podrán hacer la velada aún más especial, solo tienes que buscar prendas de calidad como las de Hunkemöller y elegir la que más te guste.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *