Veritas RS III; para coleccionistas

Hoy os traemos a nuestro blog dedicado al lujo una auténtica rareza de la que muchos ni si quiera habéis oído hablar, un deportivo totalmente descapotado llamado Veritas RS III. Su frontal recuerda al Fisker Karma y su motor pertenece a BMW. De este roadster se fabricarán tan sólo 50 unidades que alcanzarán un precio inicial de 250.000 euros.

0 comentarios
jmpaniagua01
lunes, 24 agosto, 2009
Veritas_RSIII_by_simondavison
Veritas_RSIII_front_by_simondavison
Veritas_RSIII_wheels_by_simondavison

Su nombre, Veritas, lo recibe de un deportivo de competición que ganó el primer gran premio celebrado en Alemania tras la fatídica Segunda Guerra Mundial, posteriormente consiguió ganar otras trece carreras en aquel país. Vermot AG, ha decidido resucitar este modelo que estaba basado en un BMW 328 y reinventarlo sin perder la esencia del deportivo original.

El RS III es un deportivo con carrocería Speedster, motores de la marca alemana BMW muy potentes y un peso que sobrepasa ligeramente los 1.050 kilogramos. En el año 2001 se presentó como Concept y ahora regresa con un diseño prácticamente idéntico pero con motorizaciones distintas. Vermot ha prescindido del motor de 12 cilindros y 6.000 cc que montaba el prototipo y ha optado por otros más modernos de la misma casa.

https://www.youtube.com/watch?v=zScgn_ojM3E

Al Veritas RS III le podemos ver con un motor BMW de 10 cilindros dispuestos en V de 5 litros de cilindrada, capaz de rendir 600 CV y con el que es capaz de alcanzar los 347 Km./ h de velocidad punta y pasar de 0 a 100 Km. /h en 3,2 segundos, o bien, con uno de 5 litros pero de 8 cilindros que entrega 480 CV y con el que alcanza los 329 Km. /h. Asociadas a estos motores van una caja de cambios secuencial de competición (V10) o una manual (V8).

Veritas_RSIII_side_by_simondavison

Lo que llama poderosamente la atención y que desde Vermot AG se indica que es para mantenerse lo más fiel posible a su origen, es la ausencia de ciertos elementos y sistemas muy comunes en cualquier coche y mucho más en uno de estas características como: el ABS, control de estabilidad, dirección asistida e incluso la ausencia de servofrenos.

Vermot AG debe pensar que si en los años 40 lo hacían, en el siglo XXI, también es posible.

Imágenes

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *